Cita Previa

Solicita cita previa para realizar la declaración de la renta en tu delegación de Hacienda más cercana.

Cita previa

Estado declaración

Solicita tu borrador, datos fiscales, consulta el estado de devolución de tu borrador o de tu declaración de la renta. 

Acceder

Información renta

tlefono_1

 

901 33 55 33

Manual de la Renta

manual_renta

La declaracion de la renta: Información sobre declaración de la renta

Trucos para el ahorro fiscal

 

Apenas quedan tres semanas para que concluya 2012 y con ello el ejercicio fiscal pero aún hay margen para que el contribuyente haga cálculos para reducir al máximo su factura con Hacienda. La tarea resulta más minuciosa en 2012, a la vista de los cambios en el impuesto del IRPF que entraron en vigor este año y de los previstos para el próximo. Así, el contribuyente deberá tener en cuenta unos tipos marginales más elevados y una tributación más alta en las rentas del ahorro. Y deberá prever elementos nuevos de cara a 2013 como la eliminación de la deducción por vivienda -sin carácter retroactivo, eso sí- o la modificación de la tributación de las plusvalías en función de si se han generado en un plazo superior o inferior a un año.
Apenas quedan tres semanas para que concluya 2012 y con ello el ejercicio fiscal pero aún hay margen para que el contribuyente haga cálculos para reducir al máximo su factura con Hacienda. La tarea resulta más minuciosa en 2012, a la vista de los cambios en el impuesto del IRPF que entraron en vigor este año y de los previstos para el próximo. Así, el contribuyente deberá tener en cuenta unos tipos marginales más elevados y una tributación más alta en las rentas del ahorro. Y deberá prever elementos nuevos de cara a 2013 como la eliminación de la deducción por vivienda -sin carácter retroactivo, eso sí- o la modificación de la tributación de las plusvalías en función de si se han generado en un plazo superior o inferior a un año.

 

1. Aportación a planes de pensionesSe han convertido en la principal herramienta para rebajar la factura del IRPF, en especial en un ejercicio en el que los contribuyentes de rentas más elevadas se encuentran con gravámenes superiores. Las aportaciones a planes de pensiones reducen directamente la base imponible de la declaración de la renta, aunque con determinados límites. Así, los menores de 50 años podrán reducir la menor de estas dos cantidades: 10.000 euros anuales o el 30% de los rendimientos netos del trabajo o actividades económicas. Y a partir de los 50 años, los límites suben a 12.500 euros o el 50% de los rendimientos citados. De este modo, las aportaciones con derecho a reducción permiten al ahorrador un ahorro en la misma proporción al tipo marginal que le corresponda: hasta un máximo del 51,9% para quien tenga su domicilio fiscal en Madrid, el 55% para quien lo tenga en Andalucía y el 56% para quien resida en Cataluña.Conocida la ventaja fiscal de las aportaciones, el ahorrador deberá diseñar con cuidado el rescate de su plan de pensiones, puesto que el capital acumulado tributa a tarifa, según el tipo marginal. Es decir, que se pueden llegar a pagar impuestos de hasta el 56%. En este sentido, el partícipe del plan deberá procurar el rescate de su plan en un ejercicio de mínimas rentas -por ejemplo, en el caso de un contribuyente en el paro que haya agotado sus prestaciones por desempleo y esté próximo a la jubilación- y hacerlo en forma de capital para los saldos provenientes de ejercicios anteriores a 2006 -que sí pueden aplicarse una reducción del 40%-. Además, según explica Victoria Rubio, experta fiscal de Citi, conviene rescatar el plan al final del ejercicio para sacar el máximo rendimiento del capital acumulado.Penalización para altos directivos. Otra de las fórmulas disponibles para rebajar la factura con Hacienda es la reducción del 40% por rendimientos irregulares del trabajo, con el límite de 300.000 euros, aplicable a los rendimientos generados en un plazo superior a dos años y que no se obtengan de forma periódica o recurrente. Por ejemplo, se aplica al cobro de bonus u otras retribuciones de carácter extraordinario, que pueden así periodificarse -y no cobrarse en un solo ejercicio- para rebajar el impacto fiscal.Sin embargo, esta fórmula va a cambiar en el próximo ejercicio. El Grupo Popular ha introducido una enmienda en el Senado a la Ley Tributaria que acompaña a los presupuestos de 2013 por la que se penaliza fiscalmente el cobro de los seguros colectivos que constituye la empresa a favor de un directivo, precisamente con el fin de evitar abusos en el pago de rendimientos irregulares con tal de disfrutar de la citada reducción del 40%. Así, las primas que excedan los 100.000 euros anuales deberán tributar en ese mismo ejercicio, y lo harán al tipo marginal del beneficiario.

2. Hacer plusvalías a corto plazoEl nuevo año traerá un importante cambio en las plusvalías del ahorro. Se recupera el espíritu del modelo vigente hasta 2006, por el que las ganancias obtenidas en un plazo inferior a un año tributarán al tipo marginal, que ahora oscila entre un mínimo del 24,35% en Madrid para una base liquidable inferior a los 17.707,20 euros anuales hasta un máximo del 56% en Cataluña a partir de los 175.000 euros. Para las plusvalías generadas a más de un año, el gravamen será el que ahora se aplica con carácter general, con independencia de su antigüedad: un 21% para los primeros 6.000 euros; el 25% para los 18.000 euros siguientes, hasta el límite de 24.000, a partir de donde las ganancias tributan al 27%.Ante el nuevo régimen fiscal vigente a partir del 1 de enero, en REAF recomiendan que si se piensa vender un bien antes de que haya pasado un año, es mejor no esperar a 2013, cuando la tributación será mayor. Esas ganancias podrán además compensarse con pérdidas generadas este año o pendientes de compensar aún de ejercicios anteriores. Así, este será el último año para compensar minusvalías que se arrastren de 2009. En Citi recuerdan además que las ganancias de carácter más especulativo, generadas en menos de doce meses, no podrán compensarse con minusvalías generadas en un plazo superior, lo que reduce el margen de maniobra.

3. Diferir las ventas más allá de 2014Junto a las novedades que vendrán en la tributación del ahorro en 2013, el contribuyente también debe considerar los cambios introducidos para el IRPF de 2012 y 2013 y que en principio tendrían carácter temporal, según anunció el Gobierno. Los rendimientos del capital mobiliario -obtenidos en deuda pública, dividendos o depósitos- y las ganancias patrimoniales -cosechadas en Bolsa o en la venta de un inmueble- se gravan ahora a un tipo que oscila entre el 21% y el 27%, frente al 19% y 21% que regían en el año anterior.El inversor deberá por tanto analizar cuál puede ser el momento más oportuno para la tributación. Si no tiene apuros de liquidez, que le obliguen a desinvertir, bien puede demorar la venta hasta 2014, año en que en teoría finaliza el período transitorio de dos años -2012 y 2013- en los que el Gobierno ha elevado el IRPF, si bien todas las previsiones apuntan a que la situación se prolongará ante las dificultades para cuadrar las cuentas públicas.En este sentido, los fondos de inversión son un instrumento aconsejable a efectos fiscales. El traspaso de un fondo a otro está exento de tributación, que se difiere al momento del reembolso, de modo que el contribuyente encuentra en los fondos una fórmula con la que poder mantener viva su inversión -y modificarla según los vaivenes de los mercados- mientras llega un momento más propicio para tributar, en espera de que finalice un alza de impuestos que el Gobierno asegura es transitoria. Y si necesita liquidez, puede vender participaciones sin recurrir al reembolso total.Invertir a medio plazo. Quien se plantee contratar un producto de inversión antes de que termine el año -distinto a un plan de pensiones, de conocido atractivo fiscal- deberá considerar a qué plazo puede resultar más ventajoso con tal de rebajar la factura con Hacienda. Así, si recupera la inversión más tarde de 2014 bien podría encontrarse con un marco tarifario más favorable, siempre que la salida de la crisis permitiera una rebaja de impuestos para volver a la situación previa.

4. Aflorar minusvalíasA consecuencia del incremento en la tributación del ahorro, el contribuyente deberá evaluar también si le conviene este año aflorar minusvalías que le permitan rebajar la factura fiscal. Especialmente si sus ganancias superan los 24.000 euros, un nivel a partir del cual se aplica un tipo del 27%. La desinversión en preferentes o deuda subordinada, donde las pérdidas serán previsiblemente definitivas, pueden ser una opción, si bien la fórmula que se baraja para los ahorradores todavía atrapados en estos títulos -como es el caso de los emitidos por Bankia, Novagalicia o Catalunya Banc- pasa primero por un canje por acciones, que no se materializará previsiblemente hasta el próximo año y que debe garantizar la total liquidez, necesaria para una venta. Es el caso de los híbridos de Novagalicia y Catalunya Caixa, entidades que no cotizan.En todo caso, el contribuyente debe tener en cuenta que la compensación de plusvalías con la generación de minusvalías debe hacerse entre rentas de la misma naturaleza. Es decir, los rendimientos de capital mobiliario se compensan entre sí pero no sirven para minorar las ganancias patrimoniales. Así, las pérdidas en Bolsa -patrimoniales- no sirven para compensar ganancias en deuda pública -rendimientos positivos de capital mobiliario-. Al igual que las pérdidas en preferentes -rendimientos negativos del capital mobiliario- no sirven para rebajar la factura fiscal por las plusvalías de la venta de acciones o de una casa -ganancias patrimoniales-. Y al hacer los cálculos, el inversor en Bolsa debe tener en cuenta que los dividendos están exentos en los primeros 1.500 euros.

5. Deducción por viviendaLas últimas tres semanas de este año resultan especialmente atractivas a efectos fiscales para quienes estén pensando en comprar casa. Será la última oportunidad para asegurarse el disfrute de la deducción por el pago de la hipoteca, la gran estrella del IRPF, ya que permite una rebaja sobre el 15% de lo pagado, sobre un límite de 9.040 euros anuales. Es decir, un ahorro de hasta 1.356 euros al año que estaría vigente a lo largo de toda la vida del crédito y que desaparece a partir del 1 de enero de 2013. La deducción por inversión en vivienda habitual todavía vigente en 2012 se aplica además con carácter universal, a diferencia de la situación existente en 2011, por la que solo era aplicable para contribuyentes con una base imponible inferior a los 24.107,20 euros.También es el último año para deducirse, por obras de mejora en cualquier vivienda, un 20% del importe sobre una base máxima anual de 6.750 euros y con un tope de 20.000 euros por vivienda.En enero sube también el IVA de vivienda nueva, del 4% actual al 10%. Así, quienes tengan pensado comprar una casa tienen claros alicientes fiscales para hacerlo antes de que acabe el año, a menos que consideren que una rebaja posterior de los precios de la vivienda bien pueda compensar por los beneficios tributarios que se pierden en la compra de una casa a partir de 2013.La mitad de impuestos para ventas futuras. Según recuerdan en el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF-CGCEE), otros de los incentivos para adquirir casa este año -incluso si es para alquilar o como segundo residencia- es que quienes la compren en 2012 tributarán tan solo por la mitad de las plusvalías que obtengan en una futura venta del inmueble.Las aportaciones a las cuentas vivienda también sufren cambios. Así, si este es el último año de vida de la cuenta y aún no se ha comprado un piso, el contribuyente podrá devolver en su IRPF las deducciones de las que haya disfrutado en los años anteriores y, de forma excepcional en 2012, no ser penalizado con el pago de intereses de demora.

6. Reducción por alquilar la casaSi el contribuyente está pensando en alquilar una casa debe saber que los rendimientos por alquiler de vivienda tienen una reducción del 100% si el inquilino tiene entre 18 y 30 años, recuerdan en Arrabe Asesores. Si el contrato de alquiler se firmó antes del 1 de enero de 2011, la reducción del 100% se disfrutará hasta que el arrendatario cumpla los 35 años. Y este debe tener rendimientos del trabajo superiores a los del IPREM, de 7.455,14 euros

7. PatrimonioAdemás del IRPF, si el contribuyente reside en una autonomía distinta a Baleares y Madrid, debe prever que es posible que tenga que tributar también por el impuesto sobre el patrimonio. El mínimo exento está en 700.000 euros. Incluso si reside en las comunidades citadas, tendrá que presentar la declaración si sus bienes supera los 2 millones, aunque no se ingrese nada.

 

Cuentas vivienda

Antes de nada recordar que lo primero que hizo el gobierno de Rajoy fue restaurar la deducción por vivienda para todo quisqui (se cargó la limitación de 24.000 euros que había puesto Zp). 
Menos de un año después ya se la han cargado...

Han puesto en una difícil tesitura a quien ha abierto cuentas vivienda en 2009 y 2010.

Dan tres opciones:

A) TRAGAR Y ADELANTAR LA COMPRA.

En ese caso todo bien, puedes disfrutar de las deducciones posteriores por
compra.

B) CONVIVIR CON LA ESPADA DE DAMOCLES PARA NO PERDER LO DEDUCIDO HASTA AHORA.

Olvídate de las deducciones de 2013 y 2014 y de las deducciones postcompra. 
No devuelves lo ya deducido, pero eso si, como no compres antes de que se
acabe tu plazo LO DEVUELVES CON INTERESES DE DEMORA que cambian según el año:

Este es el interés legal del dinero: 
2008 => 5,50 %
2009 => 5,50 % y desde 4 abril 2009 será el 4% 
2010 => 4,00 %
2011 => 4,00 %
2012 => 4,00 %
2013 => ? 
2014 => ? 

No sé es si aplican este, el interés legal, o el interés judicial (que es 2 puntos superior).


C) DEVOLVER TODAS LAS DEDUCCIONES Y DESENTENDERSE DE ESTOS HdP

Para eso hay que devolver TODAS las deducciones en la declaración de 2012 (que presentas en 2013) que te hayan practicado, SIN intereses de demora, y dejando de estar obligado a la compra**. 


CONCLUSIONES

opción A)

- Muy alto riesgo de que a C/P se carguen las deducciones por compra 'porque no hay pasta'. Sería un giro más y no pasaría nada, ya estamos acostumbrados.
- Aceptar esta opción significa renunciar al plazo con el que contabas inicialmente y por lo tanto cambiar tus planes, a cambio no consigues nada nuevo respecto a lo que te prometían cuando formalizaste.
- Comprarás más caro que si esperas a 2013 o 2014.
- Si compras vivienda nueva parece que te ahorraras un 6% de IVA (pagas un 4% en vez de un 10%). No te fíes, en cualquier momento pueden volver a bajarlo para usarlo de nuevo como anzuelo.
- A quien tiene capacidad de ahorro (la gran mayoría de los que acaban
comprando tras haber creado una cuenta vivienda) adelantar la compra le
supondrá unos costes financieros que muy probablemente se comeran con creces las deducciones. 


opción B)

- Mantienes la obligación de comprar a cambio de salvar lo ya deducido, con el riesgo de devolverlo con intereses.
- Hay muchos riesgos: irte al paro, que nadie te financie, tener que
emigrar... que si, que ya los tenías cuando abriste la cuenta vivienda pero a
cambio tenías una contrapartida interesante que se han cargado de un plumazo. 


opción C)

- Pierdes lo ya deducido pero a cambio puedes desvincularte de estos trileros.
- Te libras de la obligación de comprar sin ningún coste (opción que no tenías) 
- Podrás ver la evolución del mercado sin ninguna prisa. 



RESUMEN

Sin comerlo ni beberlo te han adelantado la obligación de comprar. Muchos
picarán el anzuelo (sobre todo los que hayan formalizado en 2009, a los que se les agota el plazo durante 2013).

Se supone que la gente está comprando un techo para vivir, no jugando a la ruleta rusa. 
Esto en mi pueblo lo llaman CHANTAJE (y al menos hasta hace poco, era DELITO).


¿Lo peor? que son tan zoquetes que con su obsesión con relanzar la venta de viviendas han dado la vía de escape a gente que muy probablemente compraría durante los dos próximos años y ahora, tras esta jugarreta, perderán lo deducido pero se lo tomarán con mucha más calma.

Putos ignorantes psicópatas.


Nota: estoy en contra de estas ayudas a todo quisqui, creo que tienen sentido cuando en la horquilla entra un porcentaje mínimo de la población, cuando entra todo el mundo lo único que hacen es inflar los precios... pero esto no quita que esto es un atropello sin ningún sentido.

Incremento de la reducción de los rendimientos de trabajo en un 100% en la Declaración de la renta

Una de las cuestiones que algunos contribuyentes no saben y que les puede suponer un ahorro considerable en su declaración de renta es el incremento de la reducción de los rendimientos de trabajo en caso de aceptar un trabajo en un municipo distinto a aquél en el que tenía la residencia el contribuyente.

Los requisitos para aplicar la reducción son:

- Que se trate de desempleados inscritos en la oficina de empleo.

- Que acepten un puesto de trabajo situado en un municipio distinto al de su residencia
habitual.
- Que trasladen su residencia habitual a un nuevo municipio.
Esta reducción se aplicará en el período impositivo en el que se produzca el cambio de residencia y en el siguiente.

- Que se trate de desempleados inscritos en la oficina de empleo.

- Que acepten un puesto de trabajo situado en un municipio distinto al de su residencia habitual

- Que trasladen su residencia habitual a un nuevo municipio.

Esta reducción se aplicará en el período impositivo en el que se produzca el cambio de residencia y en el siguiente.

Es importante advertir que esta reducción no va incluida en los borradores de hacienda por lo que es importante que el contribuyente esté atento para que la la declaración le salga lo más ventajosa posible.

 

Declaración de la renta de un familiar fallecido

 

LOS HEREDEROS TIENEN QUE HACERSE CARGO DE LA DECLARACIÓN DEL FALLECIDO.
¿Qué ocurre con la declaración de una persona que ha fallecido? Lo primero que hay que constatar es si esta persona estaba obligada, o no, a presentar la declaración de la renta. Confirmada esta obligación, la ley estipula que los herederos del fallecido deben hacerse cargo de su declaración de la renta. En caso de no haber un heredero designado, el Estado se encargaría de encontrar uno entre los familiares más próximos del fallecido.
2EL BORRADOR DEL FALLECIDO.
Si el difunto solicitó el borrador de la declaración de la renta éste se enviará a su domicilio. El heredero tendrá que estar atento a su llegada para recogerlo y efectuar las modificaciones pertinentes en el mismo. Para hacer esto, tiene que personificarse en la oficina de la Agencia Tributaria del fallecido con el DNI del mismo y un documento que le acredite como heredero y solicitar sus datos fiscales.
3CONFECCIONAR LA DECLARACIÓN CON EL PROGRAMA PADRE.
Si por el contrario el fallecido no solicitó el borrador, siempre se puede pedir uno nuevo o hacer su declaración utilizando el progama PADRE de la Agencia Tributaria. Una vez más, el heredero tendrá que solicitar sus datos fiscales en la oficina de la Agencia Tributaria correspondiente presentando su DNI y un certificado que le atestigüe como tal.
4LA CONFIRMACIÓN DEL BORRADOR.
Tanto para confirmar el borrador de un difunto como para presentar la declaración que se ha elaborado con el programa PADRE hay que personificarse en la oficina de la Agencia Tributaria que le correspondió en vida. Si ha salido a pagar no hay mayor problema, se deberá realizar el ingreso en la cuenta que haya habilitado Hacienda. Si por el contrario ha salido a devolver, habrá que presentar los siguientes documentos, siempre y cuando la cifra sea inferior a 1200 euros:
-Certificado de defunción.
-Libro de familia.
-Certificado de últimas voluntades.
-Testamento del fallecido en caso de haberlo.
-Si hay muchos herederos habrá que presentar un documento en el que todos autoricen a uno de ellos para recibir el dinero de la declaración. Tendrán que identificarse facilitando sus respectivos NIF.
Si la cantidad a recibir es superior a 1200 euros habrá que presentar estos mismos documentos además de un poder notarial facultando a uno de los herederos a recibir el dinero.
5¿SE PUEDE CONFIRMAR LA DECLARACIÓN DE UN FALLECIDO A TRAVÉS DE INTERNET?
No, ya que es necesario atestiguar su defunción en su oficina de la Agencia Tributaria y dar garantías de la identidad de los herederos. La confirmación siempre deberá ser presencial. Sí se puede, sin embargo, modificar el borrador a través de la página web de Agencia Tributaria, pero para ello deberás contar con su número de referencia, que figura en la copia que envía Hacienda.
6¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?
Si quieres saber más sobre cómo confeccionar la declaración de un fallecido puedes ponerte en contacto con la Agencia Tributaria llamando al número de teléfono 901 33 55 33. También puedes consultar nuestros practicogramas ‘Quién cobra una herencia si no hay testamento’ y ‘Quién cobra una herencia si hay testamento’. Por otra parte, en la sección de declaración de la renta de Practicopedia encontrarás un gran número de practicogramas que te serán de gran ayuda.

LOS HEREDEROS TIENEN QUE HACERSE CARGO DE LA DECLARACIÓN DEL FALLECIDO.

¿Qué ocurre con la declaración de una persona que ha fallecido?

1.- Lo primero que hay que constatar es si esta persona estaba obligada, o no, a presentar la declaración de la renta. Confirmada esta obligación, la ley estipula que los herederos del fallecido deben hacerse cargo de su declaración de la renta. En caso de no haber un heredero designado, el Estado se encargaría de encontrar uno entre los familiares más próximos del fallecido.

2.- EL BORRADOR DEL FALLECIDO.Si el difunto solicitó el borrador de la declaración de la renta éste se enviará a su domicilio. El heredero tendrá que estar atento a su llegada para recogerlo y efectuar las modificaciones pertinentes en el mismo. Para hacer esto, tiene que personificarse en la oficina de la Agencia Tributaria del fallecido con el DNI del mismo y un documento que le acredite como heredero y solicitar sus datos fiscales.

3.- CONFECCIONAR LA DECLARACIÓN CON EL PROGRAMA PADRE.Si por el contrario el fallecido no solicitó el borrador, siempre se puede pedir uno nuevo o hacer su declaración utilizando el progama PADRE de la Agencia Tributaria. Una vez más, el heredero tendrá que solicitar sus datos fiscales en la oficina de la Agencia Tributaria correspondiente presentando su DNI y un certificado que le atestigüe como tal.

4.- LA CONFIRMACIÓN DEL BORRADOR.Tanto para confirmar el borrador de un difunto como para presentar la declaración que se ha elaborado con el programa PADRE hay que personificarse en la oficina de la Agencia Tributaria que le correspondió en vida. Si ha salido a pagar no hay mayor problema, se deberá realizar el ingreso en la cuenta que haya habilitado Hacienda. Si por el contrario ha salido a devolver, habrá que presentar los siguientes documentos, siempre y cuando la cifra sea inferior a 1200 euros:-Certificado de defunción.-Libro de familia.-Certificado de últimas voluntades.-Testamento del fallecido en caso de haberlo.-Si hay muchos herederos habrá que presentar un documento en el que todos autoricen a uno de ellos para recibir el dinero de la declaración. Tendrán que identificarse facilitando sus respectivos NIF.Si la cantidad a recibir es superior a 1200 euros habrá que presentar estos mismos documentos además de un poder notarial facultando a uno de los herederos a recibir el dinero.

5.- ¿SE PUEDE CONFIRMAR LA DECLARACIÓN DE UN FALLECIDO A TRAVÉS DE INTERNET?No, ya que es necesario atestiguar su defunción en su oficina de la Agencia Tributaria y dar garantías de la identidad de los herederos. La confirmación siempre deberá ser presencial. Sí se puede, sin embargo, modificar el borrador a través de la página web de Agencia Tributaria, pero para ello deberás contar con su número de referencia, que figura en la copia que envía Hacienda.

6.- ¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?Si quieres saber más sobre cómo confeccionar la declaración de un fallecido puedes ponerte en contacto con la Agencia Tributaria llamando al número de teléfono 901 33 55 33. También puedes consultar nuestros practicogramas ‘Quién cobra una herencia si no hay testamento’ y ‘Quién cobra una herencia si hay testamento’. Por otra parte, en la sección de declaración de la renta de Practicopedia encontrarás un gran número de practicogramas que te serán de gran ayuda.

 

Obligación de tributar

No están obligados a presentar declaración por la cuantía y naturaleza de las rentas obtenidas:
1. Los contribuyentes cuyas rentas procedan exclusivamente de las siguientes fuentes, siempre que no superen ninguno de los límites que en cada caso se señalan, en tributación individual
o conjunta:
A) Rendimientos íntegros del trabajo (incluidas, entre otras, las pensiones y haberes pasivos,
comprendidos los procedentes del extranjero, así como las pensiones compensatorias y las anualidades por alimentos no exentas) cuyo importe no supere la cantidad de:
z 22.000 euros anuales, con carácter general. z 11.200 euros anuales en los siguientes supuestos:
a) Cuando los rendimientos del trabajo procedan de más de un pagador. No obstante, el límite será de 22.000 euros anuales en los siguientes supuestos: 1º Cuando, procediendo de más de un pagador, la suma de las cantidades percibidas
del segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, no superen en su conjunto la
cantidad de 1.500 euros anuales.
2º Cuando se trate de pensionistas cuyos únicos rendimientos del trabajo consistan en
las prestaciones pasivas a que se refiere el artículo 17.2.a) de la Ley del IRPF proceden(
1) El concepto de contribuyente por el IRPF se comenta en la página 49 del Capítulo 2.
(2) La devolución derivada de la normativa del IRPF se comenta en la página 26 de este mismo Capítulo.
2
¿Quiénes están obligados a presentar declaración del IRPF 2010?
tes de dos o más pagadores, siempre que el importe de las retenciones practicadas por éstos haya sido determinado por la Agencia Tributaria, previa solicitud del contribuyente al efecto, a través del modelo 146 (3) y, además, se cumplan los siguientes requisitos:
-Que no haya aumentado a lo largo del ejercicio el número de los pagadores de prestaciones
pasivas respecto de los inicialmente comunicados al formular la solicitud. -Que el importe de las prestaciones efectivamente satisfechas por los pagadores no difiera en más de 300 euros anuales del comunicado inicialmente en la solicitud.
-Que no se haya producido durante el ejercicio ninguna otra de las circunstancias determinantes
de un aumento del tipo de retención previstas en el artículo 87 del Reglamento
del IRPF.
b) Cuando se perciban pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos
no exentas. (4)
c) Cuando el pagador de los rendimientos del trabajo no esté obligado a retener.
d) Cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención. Tienen esta consideración el 35 por 100 aplicable a las retribuciones percibidas por la condición
de administradores y miembros de los Consejos de Administración, de las Juntas que hagan sus veces y demás miembros de otros órganos representativos, así como el 15 por 100 aplicable a los rendimientos derivados de impartir cursos, conferencias y similares, o derivados de la elaboración de obras literarias, artísticas o científicas, siempre que se ceda el derecho a su explotación. Véase el artículo 80.1, 3º y 4º del Reglamento del IRPF.
„ Importante: en caso de tributación conjunta habrán de tenerse en cuenta los mismos límites cuantitativos señalados anteriormente. No obstante, a efectos de determinar el número de pagadores se atenderá a la situación de cada uno de los miembros de la unidad familiar individualmente considerado. Así, por ejemplo, en una declaración conjunta de ambos cónyuges, cada uno de los cuales percibe sus retribuciones de un único pagador, el límite determinante de la obligación de declarar es de 22.000 euros anuales.
B) Rendimientos íntegros del capital mobiliario (dividendos de acciones no exentos, intereses
de cuentas, de depósitos o de valores de renta fi ja, etc.) y ganancias patrimoniales (ganancias derivadas de reembolsos de participaciones en Fondos de Inversión, premios por la participación en concursos o juegos, etc.), siempre que unos y otras hayan estado sometidos a retención o ingreso a cuenta y su cuantía global no supere la cantidad de 1.600 euros anuales.
C) Rentas inmobiliarias imputadas (5), rendimientos íntegros del capital mobiliario no sujetos
a retención derivados de letras del Tesoro y subvenciones para la adquisición de la viviendas de protección oficial o de precio tasado, con el limite conjunto de 1.000 euros anuales.
Por no dar lugar a imputación de rentas inmobiliarias, no se tomarán en consideración a estos efectos la vivienda habitual del contribuyente, ni tampoco las plazas de garaje adquiridas conjuntamente
con ésta hasta un máximo de dos, así como el suelo no edifi cado.
(3)
Véase la Resolución, de 13 de enero de 2003 (BOE del 14), por la que se aprueba el modelo 146 de solicitud de determinación del importe de las retenciones, que pueden presentar los contribuyentes perceptores de prestaciones
pasivas procedentes de más de un pagador, y se determinan el lugar, plazo y condiciones de presentación.
(4)
Están exentas del IRPF las anualidades por alimentos percibidas de los padres en virtud de decisión judicial.
Véanse a este respecto las páginas 40 del Capítulo 2 y 390 y s. del Capítulo 13.
(5)
La determinación del importe de las rentas inmobiliarias imputadas correspondientes a bienes inmuebles, excluida la vivienda habitual y el suelo no edificado, se comenta en la página 291 del Capítulo 10.
3
Capítulo 1. Campaña de la declaración de Renta 2010
2. Los contribuyentes que hayan obtenido en el ejercicio 2010 exclusivamente rendimientos íntegros
del trabajo, del capital (mobiliario o inmobiliario) o de actividades económicas, así como ganancias patrimoniales, sometidos o no a retención, hasta un importe máximo conjunto de
1.000 euros anuales y pérdidas patrimoniales de cuantía inferior a 500 euros, en tributación individual o conjunta.
Para determinar las cuantías señaladas en los puntos 1 y 2 anteriores, no se tomarán en consideración
las rentas que estén exentas del IRPF, como, por ejemplo, los dividendos a los que resulte aplicable la exención, las becas públicas para cursar estudios en todos los niveles y grados
del sistema educativo, las anualidades por alimentos recibidas de los padres por decisión judicial o los premios de loterías y apuestas organizadas por la entidad pública empresarial Loterías y Apuestas del Estado (LAE), la ONCE, la Cruz Roja, ... Véanse las páginas 33 y ss.
Ninguna de las cuantías o límites se incrementará o ampliará en caso de tributación conjunta de unidades familiares.
No están obligados a presentar declaración por la cuantía y naturaleza de las rentas obtenidas:

1. Los contribuyentes cuyas rentas procedan exclusivamente de las siguientes fuentes, siempre que no superen ninguno de los límites que en cada caso se señalan, en tributación individualo conjunta:

A) Rendimientos íntegros del trabajo (incluidas, entre otras, las pensiones y haberes pasivos,comprendidos los procedentes del extranjero, así como las pensiones compensatorias y las anualidades por alimentos no exentas) cuyo importe no supere la cantidad de:

  • 22.000 euros anuales, con carácter general. 
  • 11.200 euros anuales en los siguientes supuestos:

 

a) Cuando los rendimientos del trabajo procedan de más de un pagador. No obstante, el límite será de 22.000 euros anuales en los siguientes supuestos:

1º Cuando, procediendo de más de un pagador, la suma de las cantidades percibidasdel segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, no superen en su conjunto lacantidad de 1.500 euros anuales.

2º Cuando se trate de pensionistas cuyos únicos rendimientos del trabajo consistan enlas prestaciones pasivas a que se refiere el artículo 17.2.a) de la Ley del IRPF procedentes de dos o más pagadores, siempre que el importe de las retenciones practicadas por éstos haya sido determinado por la Agencia Tributaria, previa solicitud del contribuyente al efecto, a través del modelo 146  y, además, se cumplan los siguientes requisitos:

- Que no haya aumentado a lo largo del ejercicio el número de los pagadores de presta­ciones pasivas respecto de los inicialmente comunicados al formular la solicitud. 

- Que el importe de las prestaciones efectivamente satisfechas por los pagadores no difiera en más de 300 euros anuales del comunicado inicialmente en la solicitud. 

- Que no se haya producido durante el ejercicio ninguna otra de las circunstancias de­terminantes de un aumento del tipo de retención previstas en el artículo 87 del Regla­mento del IRPF. 

b) Cuando se perciban pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos 

c) Cuando el pagador de los rendimientos del trabajo no esté obligado a retener.

d) Cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención. Tienen esta consideración el 35 por 100 aplicable a las retribuciones percibidas por la con­dición de administradores y miembros de los Consejos de Administración, de las Juntas que hagan sus veces y demás miembros de otros órganos representativos, así como el 15 por 100 aplicable a los rendimientos derivados de impartir cursos, conferencias y similares, o derivados de la elaboración de obras literarias, artísticas o cientíicas, siempre que se ceda el derecho a su explotación. Véase el artículo 80.1, 3º y 4º del Reglamento del IRPF. 

  •  „ Importante: en caso de tributación conjunta habrán de tenerse en cuenta los mismos límites cuantitativos señalados anteriormente. No obstante, a efectos de determinar el número de pagadores se atenderá a la situación de cada uno de los miembros de la unidad familiar individualmente considerado. Así, por ejemplo, en una declaración conjunta de ambos cónyuges, cada uno de los cuales percibe sus retribuciones de un único pagador, el límite determinante de la obligación de declarar es de 22.000 euros  anuales. 

 

B) Rendimientos íntegros del capital mobiliario (dividendos de acciones no exentos, in­tereses de cuentas, de depósitos o de valores de renta fija, etc.) y ganancias patrimoniales (ganancias derivadas de reembolsos de participaciones en Fondos de Inversión, premios por la participación en concursos o juegos, etc.), siempre que unos y otras hayan estado sometidos a retención o ingreso a cuenta y su cuantía global no supere la cantidad de 1.600 euros anuales

C) Rentas inmobiliarias imputadas 

rendimientos íntegros del capital mobiliario no su­jetos a retención derivados de letras del Tesoro y subvenciones para la adquisición de la viviendas de protección oficial o de precio tasado, con el limite conjunto de 1.000 euros anuales

Por no dar lugar a imputación de rentas inmobiliarias, no se tomarán en consideración a estos efectos la vivienda habitual del contribuyente, ni tampoco las plazas de garaje adquiridas con­juntamente con ésta hasta un máximo de dos, así como el suelo no edificado. 

2. Los contribuyentes que hayan obtenido en el ejercicio 2010 exclusivamente rendimientos ínte­gros  del trabajo, del capital (mobiliario o inmobiliario) o de actividades económicas, así como ganancias patrimoniales, sometidos o no a retención, hasta un importe máximo conjunto de 1.000 euros anuales y pérdidas patrimoniales de cuantía inferior a 500 euros, en tributación individual o conjunta

Para determinar las cuantías señaladas en los puntos 1 y 2 anteriores, no se tomarán en con­sideración las rentas que estén exentas del IRPF, como, por ejemplo, los dividendos a los que resulte aplicable la exención, las becas públicas para cursar estudios en todos los niveles y gra­dos del sistema educativo, las anualidades por alimentos recibidas de los padres por decisión judicial o los premios de loterías y apuestas organizadas por la entidad pública empresarial Loterías y Apuestas del Estado (LAE), la ONCE, la Cruz Roja, ... Véanse las páginas 33 y ss. Ninguna de las cuantías o límites se incrementará o ampliará en caso de tributación conjunta de unidades familiares.

obligados_tributarios

A título de ejemplo, están obligados a declarar, entre otros, los siguientes contribuyentes:

  • Los contribuyentes que hayan percibido rendimientos íntegros del trabajo procedentes de un mismo pagador por importe superior a 22.000 euros anuales.
  •  Los contribuyentes que hayan percibido rendimientos íntegros del trabajo por importe superior a 11.200 euros en los siguientes supuestos:

- Cuando procedan de más de un pagador, si la suma de las cantidades procedentes del segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, supera la cifra de 1.500 euros anuales.

-Cuando se trate de pensionistas con varias pensiones cuyas retenciones no se hayan practicado de acuerdo con las determinadas por la Agencia Tributaria, previa solicitud del contribuyente al efecto, por medio del modelo 146.

-Cuando se perciban pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas.

-Cuando el pagador de los rendimientos del trabajo no esté obligado a retener.

-Cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención. z Los contribuyentes que hayan sido titulares de bienes inmuebles de uso propio distinto de la vivienda habitual y del suelo no edificado, cuyas rentas imputadas junto con los rendimientos derivados de letras del Tesoro y el importe de las subvenciones para la adquisición de vivienda de protección oficial o de precio tasado sea superior a 1.000 euros anuales.

  • Los contribuyentes titulares de actividades económicas, incluidas las agrícolas y ganaderas, sea cual sea el método de determinación del rendimiento neto de las mismas, siempre que los rendimientos íntegros junto con los del trabajo y del capital, así como el de las ganancias patrimoniales sea superior a 1.000 euros anuales.
  •  Los contribuyentes que hayan obtenido ganancias patrimoniales no sujetas a retención o ingreso a cuenta, cuyo importe total, o conjuntamente con los rendimientos íntegros del trabajo, del capital o de actividades económicas, sea superior a 1.000 euros anuales. z Los contribuyentes que hayan obtenido pérdidas patrimoniales en cuantía igual o superior a 500 euros anuales.
  •  Los contribuyentes que hayan realizado aportaciones a patrimonios protegidos de las personas con discapacidad, planes de pensiones, planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial, seguros de dependencia, o mutualidades de previsión social con derecho a reducción de la base imponible y que deseen practicar la correspondiente reducción.
  •  Los contribuyentes titulares de inmuebles arrendados (pisos, locales, plazas de garaje), cuyos rendimientos totales, exclusivamente procedentes de los citados inmuebles, o conjuntamente con los rendimientos del trabajo, del capital mobiliario, de actividades económicas y ganancias patrimoniales excedan de 1.000 euros anuales.